Skip to content
Portfolio qué es y cómo hacer uno

Portfolio: Qué es y cómo crear uno [EJEMPLOS]

Artículo escrito por Isabel Conesa Magallón

¿Quieres mostrar tu valía profesional? Si tu respuesta es sí, necesitas un portfolio. Esta herramienta profesional te presenta ante empresas y clientes potenciales. 

Por tanto, puede convertirse en la diferencia entre un sí o un no en una aprobación de un presupuesto por parte de un cliente o en el acceso a un puesto de trabajo. Seguro que no te la quieres jugar en estas situaciones ¿cierto?

Desde Oberlo queremos ayudarte a sacar el máximo provecho a cada oportunidad que tengas de mejorar tu trayectoria como profesional y sabemos que para ello, el portfolio es vital. En este artículo te contamos qué es un porfolio exactamente y cómo hacer un buen portfolio que te acerque a tus metas. ¿Comenzamos?

Shopify te lo pone fácil

Abre el negocio online con el que siempre habías soñado.

Empezar prueba gratis

¿Qué es un portfolio y por qué es importante?

Un portfolio es una compilación de muestras de trabajo y documentación profesional que demuestra tu historial laboral, habilidades, logros y talentos. Su principal objetivo es ofrecer la oportunidad de ver tu trabajo antes de que te contraten. 

En definitiva, el porfolio te ayuda a determinar quién eres, cuáles son tus metas y valores profesionales, qué es lo que haces mejor y cómo deseas presentarte a ti mismo y a tu trabajo ante tu público objetivo. Sin olvidar que puede ser una valiosa herramienta para evaluar tu desarrollo profesional en una entrevista de trabajo.

Qué es portfolio: definición

Pero entonces, ¿un portfolio es lo mismo que un currículum? No. Ambos son dos documentos diferentes. 

El curriculum vitae es un resumen (de una o dos hojas) de tu formación y experiencia laboral. Por contra, el portfolio ejemplifica las habilidades y capacitaciones que has adquirido a lo largo de tu trayectoria formativa y profesional. Por este motivo, suele ser o, al menos, debería ser más extenso que un CV. En definitiva, el currículum explica tu trabajo y el portfolio lo demuestra.

El portfolio puede ser un documento físico como una carpeta que organiza las muestras de tu trabajo o puedes optar por el formato digital con archivos electrónicos. 

El porfolio digital ha ido ganando terreno al impreso por un sencillo motivo: más del 70% de las empresas utilizan Internet para reclutar a nuevos candidatos para sus puestos de empleo. Y no solo las empresas recurren a la red para investigar o encontrar perfiles, sino también miles de clientes que desean encontrar profesionales que desempeñen algún tipo de servicio concreto. 

Diseñadores, copywriters, fotógrafos, desarrolladores web, community managers, traffickers digitales, redactores digitales, ecommerce managers, consultores SEO, especialistas en marketing digital… Y así una lista casi infinita de profesionales actuales pueden encontrar numerosos beneficios en crear un portfolio digital. ¿Los repasamos?

  • Es una manera profesional de exhibir y compartir tu trabajo con cualquier cliente o empresa del mundo.
  • Te ayuda a conseguir una primera gran impresión, ya que demuestra tu implicación en demostrar tu trabajo de una forma innovadora.
  • El portfolio digital te ofrece una flexibilidad que el formato impreso nunca podrá alcanzar, puesto que puedes actualizar contenidos de forma inmediata demostrando tus logros más recientes y tu aprendizaje continuo.
  • Aumenta tu visibilidad y presencia online incrementando las posibilidades de encontrar oportunidades profesionales y nuevos clientes.

Ahora que ya tienes claro qué es un portfolio, vamos a ver cómo darle vida paso a paso. ¡Seguimos!

¿Cómo hacer un portfolio?

Ya sabes que un portfolio es clave para mostrar tu desempeño profesional, resaltar tus habilidades y captar la atención de tus clientes potenciales o futuros jefes. Pero, ¿cómo crear un portfolio que te ayude a alcanzar tus metas profesionales y laborales? Aquí va la respuesta.

Recopila datos y materiales

En primer lugar, deberías ocuparte de recopilar toda la información y los materiales que quieres utilizar en tu portfolio. Si acabas de empezar tu trayectoria profesional, probablemente tendrás poco que mostrar, así que céntrate en esos documentos y datos. 

No obstante, si llevas años desarrollando tu labor, te verás en la tesitura de tener que hacer una selección exhaustiva de tus mejores trabajos, algo que no siempre resulta sencillo ¿verdad? En este caso hay ciertos criterios que puedes aplicar para hacer el filtrado. 

El primero de ellos es tener en cuenta el mercado meta al que te diriges, es decir, quién va a ver tu portfolio. Dado que el público objetivo de un portfolio puede incluir gerentes de contratación, clientes y otros profesionales comerciales, es importante pensar en lo que estás tratando de lograr. 

Si son clientes puedes optar por incluir trabajos que demuestren cómo resolviste un problema o necesidad de ese target al que te diriges. En otras palabras, se trata de seleccionar trabajos que muestren resultados. 

Si estás desempleado o quieres cambiar de trabajo y vas a crear un porfolio destinado a convencer a una empresa para que te reclute entre sus filas, asegúrate de que los retazos que muestras de tu trabajo dan fe de tu impulso e iniciativa, y demuestran que eres una persona con capacidad de liderazgo y trabajo en equipo. En definitiva, que demuestre que eres un candidato sólido para el puesto al que postulas.

Por supuesto, prima siempre la calidad de la información frente a la cantidad. Además de todos estos materiales, deberás incluir tu información de contacto, una breve biografía y un resumen de tu vida profesional y académica (incluidos los títulos, certificados y honores que hayas acumulado durante tu trayectoria). También puedes recopilar cartas de recomendación, reseñas o testimonios, si cuentas con ellos.

Organiza la información

Vamos con el segundo paso que debes tener en cuenta a la hora de saber cómo crear un portfolio. Toca organizar los materiales y la información que has recopilado hasta ahora, es decir, debes darles orden y sentido para que el público al que está destinado capte las ideas que quieres transmitir.

Nuestro consejo es que dediques los primeros apartados a mostrar tu currículum, tu biografía y la lista de habilidades que acumulas. En esta parte introductoria también deberías exponer cuáles son tus objetivos, así como tu filosofía como empresa o profesional. 

A continuación, incluye las muestras que ejemplifiquen tu trabajo. Puedes dividirlas por categorías y organizarlas de acuerdo a un orden lógico (temporal, temático, por tipo de proyecto, por sectores…). 

No olvides incluir un índice o tabla de contenido (si optas por el portfolio digital que es el que te recomendamos) al inicio para facilitar la consulta de la información o la navegación en caso de consultarse online. 

Presenta el portfolio

Con toda la información que quieres mostrar lista y ordenada, toca transformarla en una presentación real. 

Como hemos visto anteriormente, puedes elegir el formato físico. Si te decantas por él, puedes utilizar carpetas o portafolios de papel de alta calidad, plástico o incluso cuero para un acabado más exclusivo. También puedes convertir tu porfolio en un libro o en un folleto con la ayuda de una imprenta. 

En frente del papel, la versión digital, que es la que nosotros te recomendamos por los motivos que te hemos contado en el primer apartado del artículo. 

Recuerda que cada vez son más los negocios que utilizan activamente plataformas online como LinkedIn, Facebook o Instagram para desarrollar relaciones profesionales, hacer crecer el proyecto y contratar personal. A través de estas plataformas pueden consultar el perfil de cada profesional así como su portfolio. 

En resumen, si no tienes tu porfolio digital, estás perdiendo oportunidades de crecer. Y, ¿cómo hacer un portfolio digital? Te lo contamos a continuación.

Cómo crear un portfolio

¿Cómo crear un portfolio digital? Herramientas y tips

Hoy en día tienes a tu disposición una amplia cantidad de herramientas para crear tu portfolio online. Repasamos las principales para que elijas la que mejor se adapte a tu proyecto y objetivos.

Página web o blog

Contar con una página web o blog propios es la mejor forma de ofrecer una imagen profesional y no depender de otras herramientas externas como las que explicaremos en los siguientes apartados. Para ello, necesitarás contratar un hosting web y comprar un dominio, que puede ser tu propio nombre profesional o el de tu proyecto.

Con estos dos ingredientes, ya puedes comenzar a dar forma a tu porfolio digital dentro de tu propia web. Actualmente, no es necesario ser un experto en tecnología para crear un sitio web gracias a las diferentes plataformas que existen para lanzar construir desde tiendas online hasta páginas corporativas o personales. 

Algunas de las más populares son WordPress o Shopify. Piensa que no necesitas desarrollar un sitio web con decenas de páginas o funciones adicionales. Con una página de biografía o “sobre mí”, una de contacto y una de porfolio, te bastaría. A partir de ahí, el límite lo pones tú. 

Incluso puedes complementar el proyecto creando un blog en el que publiques contenido de forma periódica abordando temas de actualidad sobre tu sector, demuestres nuevos aprendizajes, añadas casos de éxito de tu trayectoria profesional o demuestres tus procesos de trabajo.

Otra opción para crear tu porfolio digital dentro de tu propia web sería contratar a un diseñador o desarrollador web, aunque puede que se escape de tu presupuesto. En ese caso, montarla tú mismo resulta lo más recomendable.

Redes sociales

Las estadísticas sobre redes sociales demuestran que son un escaparate perfecto para mostrar tu faceta profesional. Dentro del catálogo de plataformas sociales, la más destacada es LinkedIn, considerada la red social para profesionales y negocios por excelencia. 

LinkedIn te permite crear un perfil en el que agregar tu currículum, compartir tu trayectoria laboral, destacar habilidades clave que tus contactos pueden validar, conectarte con clientes o empleadores y recoger recomendaciones para demostrar tu desempeño profesional.

Para que resulte realmente efectivo, esta red social requiere que hagas aportes propios, compartas contenidos, experiencias y reflexiones. Además debes trabajar tus conexiones profesionales uniéndote a grupos e interactuando con las publicaciones recomendándolas, compartiéndolas o comentándolas. 

Si eres un profesional creativo como puede ser un diseñador gráfico es posible que necesites una plataforma más inspiradora donde puedas exhibir tu trabajo y mostrar todo tu talento como, por ejemplo, Pinterest. En ella puedes mostrar tu trabajo a través de tableros, conectarte con otros profesionales de tu sector, intercambiar recursos e incluso utilizar pines patrocinados que te ayudarán a mejorar tu visibilidad y a generar nuevas oportunidades.

Si te decides a trabajar las redes sociales para mostrar tu portfolio es importante que cuides el aspecto visual utilizando imágenes para apoyar el contenido textual. 

Asimismo, céntrate en crear contenido que destaque los servicios que ofreces, las habilidades en las que destacas, los tipos de clientes con los que has trabajado, testimonios y reseñas en torno a tu trabajo, así como enlaces a los sitios web de clientes o a proyectos que has desarrollado. Y nunca olvides incluir de forma clara la información de contacto.

Plataformas profesionales 

Otra posibilidad a la que puedes recurrir para crear tu porfolio digital son las plataformas externas. Este tipo de herramientas facilitan a los profesionales creativos mostrar su trabajo sin mayores complicaciones, aunque la capacidad de personalización y autogestión son limitadas. Recuerda que si quieres olvidarte de límites o no deseas depender de herramientas externas, lo mejor es que crees tu propio sitio web.

Estas plataformas profesionales te ofrecen la posibilidad de elegir entre diseños variados y, una vez subido tu trabajo (imágenes, vídeos, documentos…), tendrás tu portfolio accesible desde diferentes dispositivos y podrás compartir la URL con quien te interese. Toma nota de las principales.

  • Behance: Una de las mejores plataformas para exhibir tu portfolio online. Te permite crear un perfil y subir tus proyectos (imágenes, vídeos y otro tipo de contenido digital). Cada uno de tus proyectos tendrá una URL única que puedes compartir como te interese. Los perfiles de Behance son de creación gratuita, con un servicio opcional que te permite crear una cartera con nuestra propia URL personalizada.
  • Domestika: A pesar de que dio sus primeros pasos como un foro para creativos, Domestika se ha convertido en una plataforma muy potente para dar a conocer trabajos creativos de todo tipo de sectores como el marketing digital, el diseño e incluso la confección textil. Empresas y clientes acuden a ella para buscar inspiración y contratar profesionales para sus proyectos.
  • Flickr: Una de las plataformas para crear portfolio preferida por los fotógrafos. Aunque el plan free está limitado a 1.000 imágenes, uno de sus puntos fuertes es que puedes conectar con otros creativos para crear alianzas o encontrar inspiración.
  • Crevado: Simple, pero poderoso. Tal y como anuncia la propia plataforma, Crevado te permite mostrar tu portfolio online de una forma rápida y sencilla. Los únicos requisitos para usar esta herramienta son un navegador web moderno (Chrome, Firefox o Safari) y fotos de tu trabajo, que cargarás en formatos estándar .jpeg, .tif y .png. 
  • Porfoliobox: Otra plataforma perfecta para dar forma a un portfolio digital que puedes personalizar al 100% y complementar con secciones como un blog para aumentar la visibilidad de tu trabajo. Cientos de profesionales entre los que se encuentran desde fotógrafos y diseñadores, pasando por artistas, ilustradores o maquilladores, ya la utilizan.

Tips finales para crear un buen porfolio digital

  • Apuesta por la simplicidad y cumple con las reglas de diseño gráfico y diseño web. Deja espacios en blanco, haz uso de recursos gráficos que aligeren el contenido y emplea una paleta de colores uniforme. El objetivo es crear un portfolio atractivo para tus clientes potenciales y empleadores.
  • Asegúrate de que la plataforma con la que trabajes para crear tu portfolio esté optimizada y posea un diseño responsive. De esta manera, tu porfolio se verá perfectamente desde cualquier tipo de dispositivo como smartphones, tablets o PC.
  • Puedes agregar un vídeo de bienvenida con una introducción a tu porfolio. Ayudarás a crear una atmósfera de confianza, humanizará tu marca personal y te acercará a la persona interesada en tu perfil.
  • Actualiza tu portfolio con regularidad. Puedes hacerlo cada mes o cada trimestre incorporando nuevos trabajos y retirando el contenido más antiguo o desactualizado. De esta forma, te asegurarás de mostrar que sigues las últimas tendencias de tu sector.
  • Incluye testimonios y reseñas para fomentar la prueba social. Ten presente que a todos nos gusta investigar antes de comprar un producto o contratar un servicio. Los comentarios positivos te ayudarán a aumentar la credibilidad de tu negocio.
  • No te olvides del SEO para incrementar las posibilidades de que tu público te encuentre online. 

Socializa, incluso aunque apuestes por mostrar tu portfolio digital en tu página web, crea perfiles en las redes sociales más populares para vincular tu web, compartir contenido y fomentar la conversación.

Cómo hacer un portfolio

Portfolio: ejemplos profesionales para inspirarte

No hay nada mejor que un ejemplo para comprender a fondo toda la información que te hemos dado hasta el momento ¿cierto? Por eso mismo, te mostraremos varios ejemplos de portfolio con los que puedes inspirarte y coger ideas.

Paul Schrynemakers: ejemplo porfolio de diseñador

Página web y dominio propios han sido la opción escogida por este diseñador que organiza su portfolio digital en torno a casos de estudio y muestras de trabajo en los que incluye una explicación de todo el profeso creativo. 

Un diseño limpio, la inclusión de enlaces a sus principales redes sociales y la posibilidad de descargar el CV en PDF son varios de sus puntos fuertes.

Portfolio ejemplos diseñador

Kristen V. Bateman: ejemplo porfolio de escritor

La escritora y editora de moda y cultura Kristen V. Bateman presenta su portfolio online en una web propia que organiza por categorías y publicaciones. 

Muestra cada uno de sus artículos publicados a través de una imagen y un título. Cuando el usuario hace clic en ellos es redirigido a la página externa en la que se publicó el texto. Si, como en su caso, enlazas tus trabajos para visualizarlos en un sitio web externo, asegúrate de que ese link se abre en una nueva pestaña de tu navegador para evitar fugas de tu portal.

Asimismo, incluye enlaces a sus redes sociales en todas las páginas de la web. 

Portfolio ejemplos escritor

Studio Schurk: ejemplo portfolio de ilustradores

La originalidad y la creatividad de la que hace gala este estudio de ilustración y diseño holandés son muestra de su profesionalidad. Su portfolio digital aparece dividido en diferentes páginas de acuerdo a cada proyecto. De cada uno podemos encontrar una breve explicación del cliente, el dilema al que se enfrentaron y cómo lo solucionaron.

Portfolio ejemplos ilustrador

Haiku Inari: ejemplo de porfolio en Instagram

Las redes sociales también pueden convertirse en una excelente plataforma para demostrar tu trabajo. Este es el uso que le ha dado esta escritora para dar a conocer su arte con la pluma creando los tradicionales poemas japoneses de 17 sílabas conocidos como haikus.

Portfolio ejemplos

Portfolio: muestra de qué eres capaz

Ahora que ya conoces qué es un portfolio, qué valor tiene en tu vida profesional y cómo crear tu propio portfolio ya no hay excusas para iniciar la tarea. 

Ponte a ello cuanto antes y comienza a generar más oportunidades para desarrollar tu propia idea de negocio o encontrar nuevas posibilidades laborales. Y tú, ¿ya tienes tu portfolio a punto?

¿Quieres saber más?

Relacionados