Skip to content
Teletrabajo: qué es, ventajas y consejos

Teletrabajo: qué es y cómo teletrabajar sin morir en el intento

Artículo escrito por Isabel Conesa Magallón

Hay una palabra que ha cobrado protagonismo durante los últimos meses en todo el mundo. ¿Adivinas cuál es? Seguro que sí… Teletrabajo

Efectivamente, esta modalidad laboral que hasta el primer trimestre de 2020 parecía casi utópica se ha convertido en la realidad de miles de profesionales a lo largo y ancho del planeta con la llegada de la “nueva normalidad”. 

Solo tenemos que echar un ojo a las cifras del teletrabajo en España, por ejemplo, un país donde en 2019 apenas el 4,8% de sus profesionales trabajaban desde casa y que, en la actualidad, cuenta con un 14,7% empleados teletrabajando, según el INE

Esta tendencia al alza del teletrabajo también ha quedado patente en otras regiones del mundo. Es el caso de Latinoamérica donde países como Chile rozaron el 25% de trabajadores en remoto en septiembre de 2020 o México con un 23,5% de ocupados trabajando desde casa en abril de 2020, tal y como señala el informe Panorama Laboral 2020.

Pero, ¿qué es el teletrabajo exactamente? ¿Cómo funciona? ¿Qué ventajas y desventajas tiene? Te damos las respuestas en este artículo. ¿Te apetece descubrirlas? Pues… ¡Empezamos! 

Las oportunidades no llegan, se crean. No esperes más.

Empieza gratis

¿Qué es el teletrabajo y cómo funciona?

Podríamos definir el teletrabajo como una modalidad laboral a través de la cual una persona desempeña su labor a distancia, alejada de la ubicación física de una empresa, mediante el uso de herramientas de telecomunicación

El auge de la digitalización en las empresas y la expansión generalizada de Internet han contribuido al crecimiento del teletrabajo, facilitando el desempeño de las tareas sin la necesidad de estar físicamente presente en una oficina o en un local. 

Cuando hablamos de herramientas de telecomunicación nos referimos a una multitud de tecnologías como el teléfono móvil, el e-mail, programas de chat online y videollamadas (Slack, Google Hangouts, Skype…) o plataformas de comunicación interna entre equipos de trabajo (Asana, Trello, Google Drive…), entre otras.

Así, la tecnología se convierte en aliada para evitar desplazamientos innecesarios, facilitar la conciliación laboral y familiar o, como se ha constatado desde el estallido de la pandemia provocada por el Covid-19, para disminuir el contacto físico entre compañeros y empleadores. 

Teletrabajo definición

Además, debes saber que el teletrabajo se puede realizar a tiempo completo o bien se puede compatibilizar acudiendo de forma presencial al puesto de trabajo durante ciertos días de la semana y permaneciendo el resto en remoto. 

Cabe decir que el teletrabajo no se limita a los empleados de una empresa que trabajan en remoto (ya sea desde casa, desde un parque, una cafetería o un espacio coworking), sino que también engloba a profesionales independientes que desempeñan su trabajo de forma autónoma para diferentes contratistas, clientes o colaboradores.

Y, aunque el teletrabajo ha demostrado ser una fórmula laboral efectiva para miles de ocupaciones, también es cierto que hay profesiones que, por su naturaleza, sí o sí van a requerir una operación física. Por tanto, no van a poder implantar el teletrabajo en su día a día

Nos referimos a operarios que trabajan con maquinaria, labores de logística, reponedores, cajeros, empleados domésticos, servicios de hostelería o trabajadores del sector primario, entre muchos otros.

A pesar de ello, sí existen una amplia cantidad de profesiones que se pueden realizar a distancia beneficiándose del teletrabajo como agentes de seguro, programadores informáticos, administrativos, profesionales del marketing digital, traductores, diseñadores, redactores, investigadores, nómadas digitales, consultores, servicio al cliente, comercio electrónico, trabajos online… Y así una larga lista de ocupaciones.

Ventajas y desventajas del teletrabajo

Si echamos un vistazo a los datos del CIS sobre los efectos del coronavirus, cerca del 69% de los teletrabajadores en España están satisfechos o muy satisfechos con esta forma de empleo y el 75% opinan que es una modalidad óptima de trabajo independientemente de que exista o no pandemia. 

Pero, ¿es oro todo lo que reluce? ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes del teletrabajo? Vamos a ahondar en ellas para que puedas valorar por ti mismo si esta forma de organización del trabajo te resulta interesante o no.

Ventajas del teletrabajo

Mayor satisfacción por parte del trabajador, ahorro en costes operativos o aumento de la productividad. Estas son algunas de las razones por las que tú o tus empleadores podríais preferir trabajar desde casa en lugar de en una oficina tradicional. Ahondamos en ellas y descubrimos alguna más.

Para los trabajadores

  • Mejor flexibilidad horaria y mayor facilidad para conciliar el trabajo con la vida personal, lo que repercute en una mayor satisfacción para el empleado. Y si está satisfecho y motivado, rinde más y su productividad crece, siempre que el trabajo esté bien estructurado.
  • Los tiempos se optimizan, dado que al no tener que desplazarse al puesto de trabajo los trabajadores pueden dedicar más tiempo real al desempeño de su ocupación.
  • Se evitan los costes y los riesgos asociados al transporte (carburante, accidentes…).
  • Más oportunidades laborales, ya que el teletrabajo rompe las fronteras físicas y permite encontrar trabajo, así como desarrollar la labor para empresas y clientes de diferentes partes del mundo.

Para los negocios

  • Reducción de costes operativos (alquiler, suministros de oficina, tasas, equipos…). Si una empresa prescinde de oficina, naturalmente los gastos asociados a este fin desaparecen.
  • Empleados más productivos, ya que se evitan las distracciones que implica estar presente en una oficina con compañeros, y se reducen los conflictos.
  • Mayor retención de empleados y acceso a perfiles de candidatos más variados de cualquier parte del planeta, puesto que la empresa no debe limitarse a trabajar con profesionales del área geográfica en la que se encuentra.

Para la sociedad

  • Cero desplazamientos implican menos emisiones de combustible y, por tanto, una menor huella de carbono. Además, dado que el teletrabajo prescinde de espacios de oficina, significa menos servicios y suministros de energía. Para que te hagas una idea, un solo día de teletrabajo podría ahorrar 406 toneladas de CO2 diarias en una capital como Madrid, según Greenpeace. Imagínate si esto se aplica en el resto de ciudades del mundo.
  • Reducción de los accidentes de tráfico al evitar los desplazamientos con menos vehículos circulando.
Ventajas del teletrabajo

Desventajas del teletrabajo

Llega el momento de sacar a la luz la cara menos amable de trabajar y ganar dinero desde casa. Estos son los inconvenientes del teletrabajo.

Para los trabajadores

  • Menos contacto personal con los gerentes y compañeros de equipo, lo que puede dificultar la comunicación cara a cara. No es lo mismo una reunión presencial que intercambiar ideas a través de una videollamada, ya que hay matices comunicativos que se pueden perder por el camino.
  • El profesional a distancia podría sentirse excluido del equipo de trabajo. Esta falta de interacción personal puede ocasionar una pérdida de motivación, ilusión y vinculación con la filosofía de la empresa o el proyecto.
  • Se generan gastos extra para el trabajador como suministros, energía o tecnología. Este es un punto a tener en cuenta a la hora de pactar una jornada de teletrabajo cuando te contrata una empresa. 
  • Disminución del rendimiento laboral ante una falta de equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Aunque a priori la flexibilidad horaria debería permitir un mejor equilibrio entre la vida personal y la laboral, hay ocasiones en las que teletrabajar no permite desconectar. La tentación de acabar una última tarea o contestar un e-mail más es más fuerte que si te alejas físicamente de la empresa. Esto puede terminar por provocar ansiedad, estrés y falta de productividad.
  • Dificultad para mantener la disciplina ante las distracciones. En la oficina, el trabajador está bajo supervisión constante, lo que favorece la concentración en el trabajo. Sin embargo, cuando se teletrabaja las distracciones están demasiado cerca (ver la televisión, navegar por redes sociales, realizar tareas domésticas…).

Para los negocios

  • Falta de supervisión y liderazgo efectivos por parte de los gerentes sobre el personal que tienen teletrabajando. Esto implica que los negocios necesitan utilizar software de gestión de proyectos para delegar y monitorear tareas de manera eficiente con el objetivo de garantizar la transparencia y que cada empleado realice sus tareas de manera oportuna.
  • Caída de la productividad de los empleados, que se puede paliar estableciendo el trabajo de acuerdo a metas y objetivos que consigan motivar a los empleados a mantener el ritmo.
  • Problemas de ciberseguridad cuando los empleados no cuentan con una red Wi-Fi segura o no utilizan una VPN o comunicación encriptada. En estos casos los dispositivos de trabajo y los datos de los clientes pueden quedar vulnerados ante ataques informáticos. Para frenar este problema derivado del teletrabajo, las organizaciones deben invertir en capacitar a sus empleados con las prácticas adecuadas.

Para la sociedad

  • Somos seres sociales y necesitamos relacionarnos. Esta falta de interacción humana puede conllevar consecuencias sociales y culturales a medio y largo plazo. Para darnos cuenta solo tenemos que fijarnos en qué tipo de ocio creció durante los periodos de confinamiento. Plataformas como Netflix, Amazon Prime Video o HBO Max multiplicaron sus suscriptores, mientras que los cines, los teatros y los museos perdieron sus aforos.
  • El teletrabajo evidencia la brecha digital y contribuye al aumento de las desigualdades ante el acceso a Internet derivado del coste del servicio, la ausencia de proveedores, la falta de dispositivos o la carencia de conocimientos para manejar estas tecnologías.
Desventajas del teletrabajo

Consejos para teletrabajar sin fracasar

Tenemos claro que el teletrabajo ha llegado para quedarse. Y, aunque hemos visto que teletrabajar implica ciertas desventajas, la mayoría de ellas no son irresolubles. 

En este sentido, las nuevas tecnologías son las grandes amigas para optimizar los procesos de trabajo en remoto, proteger a los teletrabajadores de las amenazas cibernéticas e incrementar la transparencia laboral para asegurar el cumplimiento de obligaciones y derechos.

No obstante, no podemos dejar en manos de las herramientas tecnológicas toda la responsabilidad que implica el teletrabajo. Por ello, queremos darte una serie de tips y consejos para teletrabajar sin que decaigas en el intento. ¿Los vemos?

Busca un espacio de trabajo cómodo

Sí, cuando teletrabajas puedes sentarte en el sofá con el portátil o utilizar la mesa y la silla de la cocina como escritorio. Pero, seamos sinceros, esto no es lo ideal. Si vas a teletrabajar, necesitas hacerlo en condiciones o tu concentración —y tu espalda— se verán afectadas. 

Para ello, busca una zona de tu hogar que sea óptima para ubicar tu espacio de trabajo. A poder ser ventilada y luminosa. Y si convives con otras personas en casa, lo ideal es que ese espacio estuviera aislado de otras áreas de convivencia que pudieran suponer una distracción. Si no es así, siempre puedes utilizar unos auriculares con cancelación de ruido. 

Cuando tengas ese lugar claro, hazte con una silla ergonómica y un escritorio lo suficientemente amplio como para poder trabajar con los documentos que necesites con comodidad. Decóralo a tu gusto y mantenlo limpio y ordenado para que te motive a trabajar en él.

Establece un horario de trabajo

Teletrabajar no implica trabajar ni más ni menos que cuando lo haces normalmente desde una oficina. Para conseguir cumplir los objetivos de trabajo y evitar procrastinar, es vital que establezcas un horario laboral

De esta manera, tanto tú como tu entorno familiar tendréis claro que, durante ese tiempo, estás desempeñando en tu puesto de trabajo y, por tanto, no estás disponible para otros menesteres.

Y sí, has leído bien. Con un horario laboral marcado de antemano tú también asumirás que no estás disponible para otros planes. Mientras teletrabajes, mantén las distracciones alejadas de ti y concéntrate en que tu única obligación en ese momento es cumplir con tu profesión.

Además, si teletrabajas para una empresa, debes asegurarte de que la organización te deja claras las políticas y expectativas que tienen sobre ti y tu desempeño en remoto. Plazos de entrega, cargas de trabajo, disponibilidad horaria, objetivos… Toda esta información es fundamental para evitar malentendidos y mantener tu productividad.

Respeta las rutinas 

Algunas de las principales fuentes de estrés para los teletrabajadores son las largas jornadas laborales, la organización del trabajo, el aislamiento o la difuminación de los límites entre las obligaciones profesionales y su vida privada. Para evitar este tipo de situaciones que pueden derivar en el temido síndrome de burnout, la planificación de rutinas es clave.

Más allá de fijar el plan de trabajo, debes seguir unas pautas de higiene mínimas. Que sí, que lo de trabajar en pijama y zapatillas de estar por casa suena muy bien, pero, al final, esta dinámica puede ser perjudicial para tu autoestima y tu productividad. 

Por tanto, empieza el día de forma similar a como lo harías si tuvieras que salir a la calle: aséate, vístete, desayuna y cuando estés listo, siéntate en tu escritorio a trabajar.

Tampoco te olvides de tomar descansos breves y desconectar, al igual que haces una pausa en una oficina para compartir un café de media mañana con los compañeros de trabajo. Aprovecha para tomarte un café o una infusión, haz estiramientos, practica ejercicios de mindfulness, sal al balcón para despejar la mente o incluso puedes dar un paseo rápido. 

Eso sí, evita en la medida de lo posible ponerte a hacer tareas de la casa como planchar o hacer la comida porque puedes distraerte demasiado y te costará retomar el trabajo cuando regreses al escritorio. Recuerda que la disciplina es uno de los requisitos del teletrabajo.

Mantén el contacto con tus compañeros

El aislamiento, la desconexión o el abandono que puede provocar el teletrabajo tiene efectos negativos sobre tu salud y bienestar. Por este motivo, es importante que mantengas el contacto con el equipo de trabajo. Para ello, puedes utilizar la infinidad de herramientas de comunicación que existen (chats, videollamadas, e-mail, foros, cafés virtuales, redes sociales…).

Del mismo modo, te convendría programar reuniones periódicas para ponerte al día tanto con la gerencia como con los compañeros de trabajo. No tienes que limitarte únicamente a tratar temas laborales, puedes socializar y preguntarles sobre temas más personales o contarles qué tal fue tu semana.

Consejos para teletrabajar

Teletrabajo: una realidad laboral que ha llegado para quedarse

Como hemos visto, teletrabajo y nueva normalidad van de la mano. En la tuya está sacar todo el provecho de esta nueva realidad laboral que se está imponiendo a paso de gigante en las empresas.

Además, puede suponer una forma de flexibilizar tus horarios si deseas emprender un proyecto en solitario que resulte compatible con el teletrabajo como puede ser un ecommerce o montar un negocio de dropshipping.

Y tú, ¿tienes experiencia con el teletrabajo? ¿Te sientes cómodo con esta modalidad laboral? Nos encantará leerte en comentarios.

¿Quieres saber más?

Relacionados